Historia



El Museo de la Agricultura de Torremocha de Jarama se inauguró el 15 de diciembre de 1998, y supuso la creación de un espacio donde albergar la importante colección de aperos, maquinaria e instrumental agrícola.

Esta colección constituida en gran parte con donaciones procedentes de vecinos de nuestra población, supone la recuperación de un importante patrimonio cultural.

Desde los primeros años de 1990 el Ayuntamiento de Torremocha de Jarama vino desarrollando diferentes actividades que se podrían enmarcar en un programa de recuperación del patrimonio cultural, especialmente en cuanto a la labor de acopio y clasificación de materiales, herramientas y tecnologías relacionadas con los diferentes usos, técnicas y oficios de la actividad agrícola tradicional, así como en cuanto a las labores de recuperación y/o consolidación de numerosos restos de inmuebles e instalaciones auxiliares anexas del Canal de Cabarrús (puentes, acueductos y casas de guarda), torre de Torreotón, etc.

Vestigios de un pasado agrícola floreciente y patrimonio cultural de primer orden para el municipio de Torremocha de Jarama y sus otros municipios vecinos (Torrelaguna y Patones).

El fruto de este trabajo inicial fue el poder contar con un importante y muy diverso fondo de materiales, herramientas, útiles y enseres que, por su marcado carácter y contenido “agrícola”, permitió en esta primera fase de trabajo, la concreción de la idea de creación de un espacio-museo donde pudieran integrarse junto a la muestra-exposición museística, toda una serie de objetivos-contenidos y funciones capaces de posibilitar la múltiple necesidad de recuperar, conservar, conocer y actuar sobre este nuestro patrimonio cultural, al objeto de estimular el conocimiento de las tradiciones, costumbres y demás manifestaciones culturales tradicionales.

En una segunda fase, entre los años 1997 y fines de 1990, y una vez diseñado el proyecto de creación del Museo de la Agricultura, en colaboración con el Grupo de Acción Local de la Sierra Norte de Madrid (Galsinma), y auspiciado por los fondos de la Iniciativa Comunitaria Leader II, se materializa y pone en marcha dicho Museo.

A principios de 2006 comienza una nueva etapa, partiendo de una renovación museográfica en la que se llevó a cabo una nueva selección de piezas, procediéndose a la restauración de aquellas que así lo requerían.
Y así mismo, en esta puesta al día del Museo se incorporaron nuevos recursos; por un lado, recursos interactivos en la zona dedicada a la vid, y por otro la inclusión de tratados antiguos y documentos históricos del Archivo histórico de Torremocha de Jarama, contribuyendo a una contextualización histórica, permitiéndonos observar la importancia que el sector agrícola siempre tuvo y aún tiene en Torremocha de Jarama.

En 2007 comenzó la incorporación de nuevas rutas Turístico-Culturales, en las que se pone de manifiesto el conocimiento de nuestro pasado agrícola, por medio de la visita previa al Museo de la Agricultura para comprender nuestro presente. Un presente ligado al sector agrícola y artesanal. El museo presenta la particularidad de ubicarse en el Centro Artesanal Torrearte, donde numerosos artesanos y artistas trabajan y muestran sus productos.

Partiendo de la visita al Museo, se tiene acceso a visitas y rutas didácticas que comprenden otros hitos de nuestro acervo y patrimonio cultural, como el conocimiento de los antiguos cocederos de Torremocha de Jarama, que han sido recuperados en 2009, la Ruta Patrimonio Industrial en la Vega del Jarama, que incluye hitos arquitectónicos relacionados con el agua y el Canal de Cabarrús, etc.

Las nuevas iniciativas de desarrollo generadas incorporan una relación directa y de carácter grueso con el Museo de la Agricultura, destacando Torrearte-Cultura, como espacio para la promoción y difusión de la producción artística y cultural.